La confiabilidad del Test de embarazo

Te presentamos diferentes opciones para confirmar o descartar la noticia de un posible embarazo. Lo más frecuente es recurrir al test de embarazo casero, pero aún así la palabra final la tiene tu médico junto con el análisis que te realices.

Señales que indican que debes hacerte un test de embarazo

Los primeros síntomas de embarazo pueden ser interpretados como incomodidad premenstrual y el primer indicio más confiable suele ser el aparente atraso menstrual (se debe analizar si el ciclo menstrual es regular o irregular). Esta ausencia de menstruación es la que generalmente lleva a la realización de tests caseros de embarazo.

El resto de los malestares del embarazo pueden hacerse presentes a partir de la cuarta semana o no hacerlo para nada. Lo más importante a tener en cuenta son algunos síntomas que en caso de ocurrir requieren una consulta al médico con urgencia:

  • Dolor pélvico
  • Hinchazón en manos, pies o cara
  • Vómitos que se repiten a lo largo del día y no ceden
  • Cansancio y cambios de humor
  • Senos ligeramente más grandes y sensibles
  • Sensación de pesadez en la zona pélvica
  • Ganas de orinar con más frecuencia

Si conoces los días fértiles de tu ciclo menstrual femenino puedes hacer un cálculo promedio para saber que tan altas son las posibilidades de un embarazo mientras decides hacer un test. Por otro lado no recomendamos que te guíes por el test de ovulación, ya que en muchos casos puede dar positivo sin que haya embarazo debido a que su capacidad para detectar las hormonas es más alta y este resultado depende en gran parte de la concentración hormonal de cada mujer.

El test de embarazo casero

Este test de embarazo se trata de un sencillo dispositivo para analizar tu orina. Lo puedes utilizar desde, aproximadamente, el segundo día de la falta de tu menstruación. Este tipo de test es muy fiable, siempre y cuando los uses en la forma correcta, por lo que es muy importante que leas atentamente las instrucciones y las sigas al pie de la letra.

Una vez realizado el test, puedes obtener dos resultados:

  • Resultado positivo: Significa que estás embarazada ya que su fiabilidad es muy alta en estos casos. Sin embargo, deberás también comunicárselo a tu médico para que lo confirme mediante un test de laboratorio.
  • Resultado negativo: Si sigues teniendo dudas al respecto, es recomendable que te vuelvas a realizar el test en unos días o lo consultes con tu médico; es posible que al momento de realizarte el test hayas tenido una concentración menor que la detectable de la hormona hCG. Si te vuelve a dar negativo es probable que tus síntomas no correspondan a un embarazo.

Por lo general, el resultado positivo aparece en los primeros 5 minutos después de que te realizaste el test de embarazo, pero puede darse el caso en que debas esperar hasta 30 minutos. Pero una vez obtenido un resultado positivo no hay posibilidades de que luego cambie. Tampoco es posible que si te dio un resultado negativo después de 30 minutos se convierta en positivo.

Si ves que la coloración del resultado es tenue esto se debe a que tienes una menor cantidad de la hormona hCG, pero de todas formas sigue siendo positivo. Si quieres asegurarte puedes volver a realizarlo una semana después y allí el color debería ser más fuerte debido al aumento de esta hormona en tu orina.

Test de embarazo de laboratorio

Te puedes realizar el mismo estudio de orina en un laboratorio clínico a partir de la primera semana de la concepción. Por otra parte, tu ginecólogo seguramente te indicará una extracción de sangre para confirmar el embarazo. El análisis es sencillo y rápido y así como el de orina, consiste en detectar la presencia de la hormona hCG en sangre.

Test de embarazo: La ecografía

Otro método muy fiable es la ecografía. Ésta puede detectar al embrión recién entre la quinta y la séptima semana desde la fecha de tu último período. La ecografía además será útil en el seguimiento de tu embarazo y en la determinación más precisa de la etapa en la que estás.

Esperamos haber aclarado tus dudas sobre todo lo relacionado a los test de embarazo, no olvides que puedes dejarnos las preguntas que tengas en nuestros comentarios.

Te puede interesar

Embarazo a los 40: Avances para lograr ser padres

La maternidad tardía es una tendencia creciente a nivel mundial: actualmente 3 de cada 10 mujeres que inician tratamientos de fertilización asistida tienen más de 40 años.

La maternidad tardía es una tendencia creciente a nivel mundial. Actualmente 3 de cada 10 mujeres que inician tratamientos de fertilización asistida porque quieren lograr un embarazo a los 40 o después.

Embarazo a los 40: La fertilidad según la edad

La capacidad reproductiva de la mujer disminuye de una manera acentuada a partir de los 37 años. De hecho, la probabilidad estadística anual de embarazo disminuye del 73 al 61% entre los 30 y 35 años, y a partir de los 35 por debajo del 54%. Si se considera el lapso hasta quedar embarazadas, la mitad de las mujeres quedan embarazadas tras un promedio de:

  • 3 meses antes de los 35 años
  • 7 meses de los 35 a los 37 años
  • 13 meses a los 38 años

El avance de la ciencia para lograr embarazo a los 40

Diversos avances científicos, médicos y técnicos han buscado dar respuesta a este creciente número de parejas que inician la búsqueda de la paternidad al llegar a la cuarta década de vida, cuando el porcentaje de mujeres infértiles ronda el 64%, frente al 30% de mujeres que no logran el embarazo entre los 35 y 39 años.

Adicionalmente, los embarazos después de los 40 años presentan riesgos aumentados de aborto espontáneo y complicaciones durante la gestación.

Los resultados de los avances médicos, medidos en la tasa de embarazos logrados, parecen demostrar que se está por el buen camino. En 2009, el 50% de las parejas que iniciaron tratamientos de fertilización asistida lograron el embarazo, mientras que esa cifra era del 33% en 2007.

El avance de las técnicas

Respecto a la técnica, un avance muy destacado ha sido la posibilidad de transferir los embriones en el quinto día en el estadio de “blastocitos”, en lugar del tercer día como se hace aún hoy, ya que permite una mejor sincronización de los tiempos naturales de la fecundación.

En efecto, el procedimiento de transferencia al quinto día permite seleccionar embriones más saludables y con mayor potencial de implantación. Gracias a esta modificación técnica en el proceso previo a la implantación, se logró que el 57% de las mujeres de 40 años y más (42 años en promedio) a las que se les transfirió el embrión en el quinto día lograran el embarazo, frente al 22% de éxito en el caso de pacientes que recibieron la implantación en el tercer día.

En resumen, existen propuestas desde la ciencia y la técnica en pos de lograr que aquellas parejas que han decidido postergar la paternidad puedan cumplir su sueño de ser padres, si bien el mejor consejo es no retrasar tan marcadamente la búsqueda de un hijo para acompañar el reloj biológico de la mujer, o, en el caso de no haber encontrado aún el momento o la persona adecuada, criopreservar óvulos para su uso más adelante.

Te puede interesar