Posparto cesárea: ¿cómo es y cómo superarlo?

Dependiendo de la posición en la que esté colocado el bebé y de tus propias condiciones clínicas puede ser imprescindible realizarla por el bien del bebé y para protegerte también a ti.

Dependiendo de la posición en la que esté el bebé y de tus propias condiciones clínicas puede ser imprescindible realizarla por el bien del bebé y para protegerte también a ti. Si bien se escucha que el posparto cesárea es complicado, nosotros te ayudaremos en ese proceso.

Si tu bebé nació por cesárea (corte pequeño que se realiza por encima del pubis en el abdomen inferior) los especialistas se encargarán de cuidarte y de que tu útero regrese a su posición original.

¿Cómo es el posparto cesárea?

Al término de la cesárea las enfermeras te colocarán una faja para que tu útero descienda y para proteger la cicatriz de la cesárea que, en definitiva, es una cirugía (que supuso la colocación de una anestesia, generalmente local, pero según el caso, incluso podría ser general).

Además te prescribirán analgésicos y antibióticos para disminuir los dolores que produce el corte, el tirón de la cicatriz, y para evitar futuras infecciones.

El impacto en la mamá el posparto cesárea

Para algunas mujeres la cesárea no supone ningún trauma aparente. Para otras (sólo una minoría), en cambio, la cesárea genera una compleja reacción psicológica con algunos sentimientos de pérdida y de fracaso. Aunque en esos casos, poco frecuentes, podría decirse que se trata de mamás que están atravesando la llamada “depresión posparto después de la cesárea” o también conocido síndrome de estrés post-traumático.

¿Por qué los efectos psicológicos de la cesárea son tan diversos? 

  • La primera explicación son los factores obstétricos que decidieron la cesárea y el modo en que se llevó a cabo la intervención.
  • Si la cesárea fue urgente y motivada por una situación de sufrimiento fetal la mujer posiblemente esté más predispuesta a experimentar mayores dificultades después del alumbramiento. Necesitarás más tiempo para asumir lo que viviste e integrar la experiencia.
  • Si la intervención de desarrolla con anestesia general el malestar psíquico suele ser mayor.
  • En cambio, las cesáreas programadas pueden permitir que la mujer se prepare mejor psicológicamente para la intervención.
  • Otro aspecto crucial es la calidad de la atención que recibas durante la recuperación de la cesárea. Si la mujer se ha sentido partícipe de la decisión, si ha sido bien informada de las opciones, y sobre todo si ha percibido la cesárea como imprescindible es más probable que la asimilación sea relativamente sencilla.
  • Necesitas de compañía. Cuanto más acompañada estés por tu entorno familiar y social más se favorecerá tu recuperación física y psicológica.

Te puede interesar

El rol de la partera en un parto en casa

La partera representa la figura femenina con experiencia que viene a aportar calma y saber a la futura mamá.

La partera representa la figura femenina con experiencia que viene a aportar calma y saber a la futura mamá. En el parto natural y en el parto en casa, la obstétrica o partera cobra un lugar muy especial, ya que justamente se define como aquella persona habilitada para la atención de embarazos, partos y puerperios normales.

La relación de la madre y la partera

Cuando la mamá ha decidido junto con su familia que el parto se desarrollará en su casa, la relación con la partera se va estableciendo desde los primeros meses del embarazo con esta premisa: llegar juntas a conocerse para alcanzar lo que la mujer embarazada ha logrado ir definiendo como un parto ideal. La relación se profundiza en las últimas semanas en las que se transmiten los detalles de lo que será el trabajo de parto.

Trabajo de parto con una partera

Cuando la futura mamá siente las primeras contracciones se lo comunica a la partera quien acude a la casa una vez que la mujer siente que llegó la hora de requerir su compañía, sin duda, cuando el trabajo previo ha comenzado.

La partera se mantiene en constante comunicación con el obstetra para tenerlo al tanto de cuándo su presencia será requerida en la casa. En el momento en que empiecen los primeros dolores fuertes, será la partera quien recordará a la parturienta, cuál era su plan ideal, cuáles eran sus sueños para este momento, cuáles eran los pasos acordados en relación a respiración, relajación y actitud. Luego, la ayudará a explorar las herramientas para poder hacerlo posible.

Para que un parto en casa cumpla con las condiciones ideales, la partera elegida debe tener el don de la sensibilidad, la empatía y la apertura suficientes como para entender que cada parto y cada mujer son diferentes.

El éxito de esta mujer que en épocas pasadas se conocía como “matrona”, depende sobre todo de su habilidad para poner sus propios recursos a favor de un parto saludable.

Te puede interesar