¿Por qué es necesario un Fórceps en el parto?

Es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y faciltar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas.

El Fórceps es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y facilitar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas del recién nacido. Conoce su funcionamiento en este artículo.

¿Cómo es el uso del Fórceps?

Si bien no es un procedimiento de rutina, se realiza en diversos casos, como por ejemplo:

  • Si el bebé se presenta de nalgas- el fórceps se utiliza para proteger la cabeza, que saldrá última.
  • Si el bebé se encuentra en posición pero no continua el descenso por el canal del parto, y empieza a mostrar signos de estrés fetal.
  • Si por acción de la anestesia peridural la madre no puede pujar.
  • Si las contracciones uterinas son débiles.
  • Si el trabajo de parto ha dejado a la madre exhausta.

Durante la fase del expulsivo, cuando el cuello del útero se encuentra completamente dilatado y el bebé ha descendido al canal de parto, el médico coloca el fórceps dentro de la vagina.

Cuando el instrumento es asegurado a los costados de la cabeza del bebé, el médico tracciona gentilmente mientras la madre puja. El resto del parto se realiza normalmente.

 El Fórceps y la Episiotomía

El uso de fórceps es frecuentemente acompañado de una episiotomía previa, para la cual se utiliza la anestesia peridural o un anestésico local.

La palabra “fórceps” genera mucha inseguridad en los padres. Si bien es un procedimiento muy seguro y generalmente es preferido a la cesárea de emergencia, cabe resaltar que conlleva una serie de riesgos:

  • Marcas en el rostro del bebé que desaparecen a los pocos días.
  • Ocasionalmente puede producir lesiones en el nervio facial, sin embargo estas lesiones son generalmente temporales y mejoran sin tratamiento unos días más tarde.
  • Lesiones en la vagina y/o la vejiga de la madre.

Por estos motivos, el parto asistido por fórceps se realiza siempre que sus beneficios superen sus riesgos. Se recomienda a los futuros papás que aclaren todas las dudas con su médico obstetra previo al momento del parto. De este modo, estarán preparados para cualquier eventualidad que surja al momento de traer a su bebé al mundo.

Te puede interesar

El rol del obstetra en un parto en casa

El obstetra es el que aporta en este momento su saber médico y técnico así como también sus dones de equilibrio y paciencia.

El obstetra es el que aporta en este momento su saber médico y técnico así como también sus dones de equilibrio y paciencia. El ginecobstetra trabaja en equipo junto con la partera. Se podría decir que su trabajo consiste en entender la fisiología del parto para saber actuar oportunamente cuando se produce un desvío.

¿Cómo atiende el obstetra el parto en casa?

El obstetra llega al domicilio convocado por la futura mamá o, en la mayoría de las veces, por la partera que le indica que el trabajo de parto ya se encuentra avanzado.

El médico trae un instrumental mínimo para la atención, para suturar un desgarro, si se produce, hacer una episiotomía si hay que hacerla, un aparato pequeño de monitorización electrónica portátil, tubos de oxígeno. El resto de los materiales necesarios ya están en la casa, comprados por los mismos padres por indicación del médico.

El médico que asiste a un parto en casa está atento a toda posible complicación mientras acompaña a la mujer desde otro lugar de contención, que implica un compromiso emocional y serio.

Aquellas futuras mamás que eligen el parto en casa señalan que su elección no busca negar los avances de la tecnología sino su uso indiscriminado. Quieren que las asista un médico, pero uno que acepte y acompañe sus elecciones para el parto.

Te puede interesar