¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios Kegel son unos ejercicios muy sencillos que te brindarán importantes beneficios durante el embarazo. Es una alternativa muy buena que tienes que conocer.

¿Qué son los ejercicios Kegel? son unos ejercicios muy sencillos que te brindarán importantes beneficios durante el embarazo. Es una alternativa muy buena que tienes que conocer.

Importancia de los ejercicios Kegel

Durante el embarazo el peso del bebé debilita los músculos del suelo pélvico, llamado músculo pubococcígeo o músculos perineales. Esto puede generar principalmente incontinencia urinaria que se puede extender después del parto, y en algunos casos prolapsos (caída de los órganos intra-abdominales) y disfunciones sexuales.

¿Qué son los ejercicios Kegel?

Los ejercicios son muy simples y los puedes realizar en cualquier lugar y momento, ya que sólo tú sabrás que los estás realizando. Lo primero que tienes que hacer es aprender a identificar los músculos del periné: la forma más sencilla es deteniendo la liberación de orina durante unos segundos y relajando nuevamente. Si logras hacerlo habrás identificado tus músculos perineales y habrás realizado tu primer ejercicio de Kegel.

Lo ideal es que los ejercicios de kegel los realices por lo menos cuatro veces al día, unas 50 repeticiones cada una. De ese modo llegarás al momento del parto más preparada y segura de tu cuerpo.

Si después de realizar los ejercicios estás cansada o con dolor de espaldas, es porque estás utilizando los músculos incorrectos. Trata de relajarte y concentrarte únicamente en los músculos del piso pélvico.

Si después de realizar los ejercicios estás cansada o con dolor de espaldas, es porque estás utilizando los músculos incorrectos. Trata de relajarte y concentrarte únicamente en los músculos del piso pélvico.

Estos ejercicios están indicados tanto durante el embarazo como luego del parto, ya que contribuyen a volver a adquirir el tono muscular del piso vaginal y pélvico.

Beneficios de los ejercicios de Kegel

  • Te ayudará a eliminar o a evitar la incontinencia agravada por el peso del bebé sobre la vejiga.
  • Te ayudará a facilitar el parto disminuyendo la probabilidad de desgarros.
  • Te ayudará a incrementar la circulación sanguínea en la zona rectal reduciendo la posibilidad de hemorroides.
  • Te ayudará a evitar la posibilidad de prolapso (desplazamiento) vaginal o uterino después de tener a tu bebé.
  • Te ayudará a volver a tus actividades normales después del parto sin miedo a la incontinencia cuando rías, toses o estornudas.
  • Te ayudará a volver a tu vida sexual normal tras el parto.

Te puede interesar

Dolor de cabeza en el embarazo

Algunas mujeres profundizan sus dolores de cabeza durante el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas.

Algunas mujeres profundizan su dolor de cabeza en el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas en esta etapa tan importante de tu vida, lo puedes conocer en este artículo. Desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia, las hormonas femeninas influyen en forma decisiva en la vida de la mujer. La concentración de estrógenos y progesterona se modifica cíclicamente e impacta en todos los órganos del cuerpo, en especial en el cerebro y en los vasos sanguíneos, que transportan la sangre al sistema nervioso.

El dolor de cabeza en el embarazo es normal

La caída del nivel de estrógenos es la responsable del sangrado menstrual, lo que permite la renovación del endometrio, para preparar al útero frente a un potencial óvulo fecundado. Sin embargo, los estrógenos no solamente tienen que ver con la reproducción, sino también son potentes moduladores del dolor.

Por esta razón, al cambiar su concentración en el cuerpo aumenta la predisposición de la paciente a sufrir dolores de cabeza. Este mecanismo explica por qué más del 50 por ciento de las mujeres sufren migrañas o jaquecas durante la menstruación.

¿Y en el embarazo?

Un 75% de las mujeres experimentan una franca mejoría de sus dolores de cabeza durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Incluso las que tienen migrañas relacionadas con los ciclos menstruales tienen, en esta etapa, probabilidades de que mejore o desaparezca el dolor durante el embarazo. Sin embargo, el restante 25% de las mujeres embarazadas sufren un agravamiento de sus dolores de cabeza en los siguientes aspectos:

  • Frecuencia de aparición
  • Intensidad del dolor

Además, es necesario señalar que aproximadamente 10 de cada 100 mujeres inician sus migrañas con el embarazo, y muchas veces los dolores de cabeza comienzan antes de que la mujer se entere de su nuevo estado.

De hecho, a veces esta molestia se considera un síntoma del embarazo y representa un problema serio si la futura mamá toma medicamentos que están prohibidos en este período, por lo que se recomienda no automedicarse ante la mínima sospecha de estar en la dulce espera.

Te puede interesar