El juego y el desarrollo de tu bebé

Jugar con el bebé es placentero, es divertido, es una manera de acercarle el mundo, y es un aprendizaje para él. Además, por sobre todo, es una forma fascinante para afianzar el vínculo que los une.

Desde que está en el vientre, cuando ya desarrolló sus sentidos, el bebé percibe y disfruta de estímulos como las canciones y los cuentos que los papás le ofrecen. Cuando nace se encuentra con todo un universo de cosas nuevas: luces, texturas, sonidos, colores. Un montón de sensaciones novedosas que ustedes, los papás, le ayudarán a comprender.

Juegos según las etapas:

Seguramente durante el embarazo compraron juguetes, peluches, sonajeros, un móvil musical. La espera a veces es larga y a los papás les gusta preparar el cuarto del bebé con tiempo. Pero no se olviden de que en las primeras semanas ustedes serán su juguete favorito. Se va a mover con sus movimientos, seguirá sus manos con la vista, escuchará con mucha atención sus voces.

Con el paso del tiempo, el bebé se irá involucrando en más juegos, sonreirá ante gestos y sonidos graciosos, reconocerá aplausos y canciones, responderá cuando lo llamen, le hagan cosquillas o le den un beso

Entre los cuatro y los seis meses el bebé se volverá más activo, querrá tomar todos los objetos que ve y se los llevará a la boca. Así conoce y explora. En esta etapa se van a sorprender jugando como en su momento lo hicieron sus padres. Seguro van a cantar la canción de las manitos, van a jugar al cucú y van a decir: “¿dónde están mamá y papá?” mientras se esconden detrás de una toalla. Son juegos clásicos que su hijo adorará al tiempo que estimularán su desarrollo.

Entre los seis y los ocho meses el bebé ya tendrá más habilidades, se sentará solo y manejará mejor los objetos. Le encantará saltar en las rodillas de los adultos o sentarse en el suelo para jugar con muchos juguetes.

Hasta el año va ganando cada vez más movilidad. Ya gatea o intenta caminar. Le encantará que lo persigan y lo alcen, escuchará con más atención un cuentito y seguro aplaudirá con su canción favorita. Lentamente, comenzará el desarrollo del lenguaje, el inicio de una nueva etapa fascinante.

Lo más importante es que disfruten del juego tanto como él. Su bebé valorará cada minuto que le dediquen y les devolverá todo ese amor con sonrisas y caricias.

Te puede interesar

Consejos para fotografiar a tu bebé

Consejos para fotografiar a tu bebé 

Desde el momento en que nacen, tus hijos se convertirán instantáneamente en el miembro más fotografiado de tu familia al capturar todos los momentos lindos, importantes y vergonzosos que hacen que te derritas de amor.

Anissa K, fotógrafa, comparte algunos consejos y trucos útiles para mejorar tus habilidades fotográficas y obtener excelentes fotos de tu bebé.

Iluminación

Los fotógrafos saben que uno de los puntos clave para conseguir una gran foto es tener buena iluminación.

Errores comunes

• Tomar fotos en cuartos oscuros y confiar demasiado en el flash

• Tomar fotos con luz solar muy brillante y directa

Consejos y trucos

• Maximizar la luz natural

• Si estás en interiores, utiliza una habitación con mucha luz natural

• recoge las cortinas para dejar entrar mucha luz y levanta las persianas para que no tengas sombras de rayas

• ve afuera

• Si hay demasiada luz solar, difúndela con una sábana o alguna tela blanca. También puedes poner al bebé en la sombra, sin embargo, no pongas sombras fuertes sobre su cara

¿Esto cómo ayuda?

• El uso de flash o luz solar brillante puede distraer a los niños, hacerlos sentir incómodos o hacerlos girar los ojos, además de que su piel es muy delicada

• La luz difusa es más suave y mucho más halagadora

La pose y los ajustes

Los niños no tienen que mirar directamente a la cámara en cada toma. Colócalo en su pose más natural, déjalo estar cómodo y toma las fotos de él haciendo lo que hace naturalmente.

Errores comunes

• Decirle al niño que se pare en algún lugar y luego pedirles que miren a la cámara y sonrían

• Dependiendo de la personalidad del niño esto puede no funcionar, especialmente cuando se vuelven más activos.

Consejos y trucos

• Toma fotos de ellos haciendo lo que les gusta hacer: Jugar con bloques o muñecas o disfrutar de una arenera.

• Toma tus fotos en un entorno habitual, así podrás capturar el lado más normal de su personalidad

• Las fotos cuentan una historia y documentan un momento de su vida o una etapa de su desarrollo

• Ten a un ayudante cerca para jugar “on ta bebé” o agitar un sonajero y poder captura una sonrisa real o incluso una risita.

• Esto también le da al niño un lugar para ver que no sea directamente a la cámara y te ayudará a capturar sus expresiones

• Recuerda que las fotos deben ser divertidas para el niño

¿Esto cómo ayuda?

• Si le pides a los niños que miren a la cámara, es probable que quieran hacer caras extrañas o hacer una sonrisa fingida

• Si están mirando a otra persona o un juguete, no se darán cuenta cuando tomes la foto

• En general, tus fotos serán más cálidas y naturales

Enmarcar la foto

En buenas fotos el niño es lo primero que ves por lo que enmarcar bien tu fotografía es la mejor manera de resaltar esto; aumenta el tamaño y recorta todas las cosas innecesarias del fondo.

Errores comunes

• Las personas tienden a mostrar mucho del fondo. Demasiado espacio alrededor del bebé, ya sea en la parte superior o inferior

• No centrar al bebé.  A menudo la persona es muy pequeña en relación a toda la imagen

• Cortar las piernas, o peor aún, su cabeza

Consejos y trucos

•Acercarte

• Si tu cámara no tiene una función de zoom o ya está al máximo, entonces da un paso más hacia el bebé

• Si se te olvida acercarte puedes editar la fotografía después, ya sea con algún software de tu computadora o en tu almacén de fotografía local cuando vayas a imprimir la foto.

• Intenta tomar 2 fotos: la primera debe ser una general, donde se vea tu hijo haciendo alguna actividad y la segunda toma puede ser un acercamiento de su cara.

• Intenta tomar fotos artísticas. Haz una toma de sus manos agarrando su primer juguete o una de sus minúsculos pies.

• No tengas miedo de girar la cámara para tomar una foto tipo retrato (vertical) en vez de una tipo paisaje (Horizontal).

• Cuando tomes una foto, asegúrate de que el fondo esté limpio y ordenado, que no haya montones de ropa ni montañas de juguetes.

¿Esto cómo ayuda?

• Cuando hay demasiado fondo o espacio libre en una foto, ésta parece muy saturada

• Algunos se olvidan del bebé y se centran en el fondo

• Si no puedes evitar un fondo desordenado, intenta tomar la foto en blanco y negro.

• Una imagen en blanco y negro ayudará a mantener el enfoque en el bebé y no en el fondo

Agáchate

Cambiar el ángulo en el que tomas la fotografía es otra técnica rápida y fácil para mejorar tus retratos.

Errores comunes

•Permanecer de pie

• Posarse sobre un niño pequeño hará que la postura y la foto se vean raras

Consejos y trucos

• No tengas miedo de arrodillarte, sentarte en el suelo o incluso acostarte con tu bebé para tomar la foto

¿Esto cómo ayuda?

• La foto será más sincera

• Podrás acercarte a su cara

• Podrás ver mejor sus expresiones

Te puede interesar